Chile, un líder con muchos desafíos

Al igual que la mayoría de los países de América Latina, la brecha digital en Chile se debe principalmente a dos razones: la capacidad económica para acceder al servicio de Internet y el desarrollo en infraestructura para que el servicio pueda llegar a toda la población. Teniendo en cuenta estas condiciones, son las personas pobres y que viven áreas rurales quienes a menudo se ven excluidas del acceso y uso a las TIC.

¨El nivel de conectividad de internet empieza a ser considerado como uno de los principales indicadores económicos y sociales de una nación, tal como lo son la tasa de alfabetización, población bajo la línea de pobreza, mortalidad y esperanza de vida, entre otros indicadores básicos que permiten evaluar el desarrollo de un país¨ (Stäger & Nuñez, 2015)

Según el Networked Readiness Index, el cual constituye el ranking mundial de referencia sobre la utilización de las TIC, a 2014 Chile ocupaba el puesto 35 a nivel mundial, situándolo como líder en el continente; sin embargo; es mucho el camino que queda por recorrer cuando comparamos el desarrollo en esta materia con países como EEUU y algunos de Europa.

El estudio CASEN (Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional) realizado en 2014 en Chile, arrojó que el uso de internet en zonas urbanas es del 61.6% mientras que en las zonas rurales es apenas de 32.8%, dejando una diferencia de 28.8 puntos porcentuales. Una situación preocupante ya que siendo la población rural la más vulnerable del país, se ven excluidas de procesos democráticos y el acceso a servicios sociales como la educación y la salud una vez que las TIC toman mayor fuerza como plataformas de apoyo en estos ámbitos.

Otra de las necesidades reveladas por el estudio es aquella de educar a la población para que el uso de las TIC sea más productivo y eficiente;  la encuesta (CASEN) demostró que factores como la edad, el nivel educativo y la posición socioeconómica tienen incidencia en los diferentes usos de las TIC. Las personas jóvenes, con un alto nivel educativo y con buena capacidad económica, suelen darle al internet un uso más avanzado y beneficiosos como es realizar transacciones bancarias, administrar su propio negocio en línea o mejorar su nivel educativo a través de la realización de cursos virtuales, mientras que las personas de bajos recursos y un escaso nivel educativo hacen un uso meramente recreativo y de carácter social.

Con el ánimo de acortar las brechas digitales anteriormente descritas, el gobierno de Chile ha apoyado y diseñado diferentes proyectos que buscan una mayor inclusión de la sociedad en el uso de las TIC; es así como en 1992 nació el proyecto Enlaces, el cual  de la mano del Ministerio de Educación se ha posicionado como el más importante en el país, su  objetivo tal y como se describe en su página web es ¨enriquecer los programas de estudio, proveer a los docentes de nuevas herramientas didácticas y ofrecer a todos los estudiantes las mismas oportunidades de acceder a una mayor cantidad y una mejor calidad de recursos de aprendizajes, independientemente de la ubicación geográfica o nivel socioeconómico de sus establecimientos¨

Conscientes de que la brecha digital es una problemática que se debe atacar desde deben diferentes ámbitos, el programa Enlaces cuenta con proyectos e iniciativas enfocadas en cinco áreas fundamentales como lo son: Apoyo al curriculum,  Fortalecimiento de la educación pública, Apoyo al desarrollo de habilidades TIC, Inclusión e Infraestructura y conectividad. Éstas buscan la reducción de la brecha digital, el cambio en la percepción del rol de las TIC, el desarrollo de competencias esenciales del siglo XXI y el acceso a las nuevas tecnologías a través de las escuelas.

Otros programas de orden público son:

  • Biblioredes: tiene como objetivo transformar a la personas en agentes de desarrollo cultural y social desde las bibliotecas públicas y el ciberespacio.
  • Secortec: brinda capacitación a los desempleados y a las pequeñas y medianas empresas en el uso de tecnologías informáticas.
  • Injuv: busca aumentar la participación en la sociedad y contribuir a que los jóvenes tengan capacidad de propuesta, poder de decisión y responsabilidad a través de iniciativas de orden tecnológico.

En la esfera privada también encontramos programas que abogan por una inclusión total de la sociedad chilena en el uso de las TIC, tal es el caso de la Corporación El Encuentro, la cual busca ayudar a mejorar las condiciones de vida de las poblaciones más vulnerables a través de la capacitación en el uso de las TIC.

Como podemos ver, la lucha por reducir la brecha digital no se debe basar solamente en iniciativas que busquen abaratar el costo el servicio o mejorar la infraestructura para una mayor y mejor conectividad, tal como lo explica Marcelo Vera director de Enlaces:

¨no solo es necesario acceder a las tecnologías, sino saber desempeñarse en nuevas plataformas, relacionarse en redes colaborativas y manejar grandes cantidades de información. Es una demanda de la sociedad actual, ya que gran parte de los jóvenes que hoy egresan de nuestras escuelas trabajará en ocupaciones que hoy no existen o son desconocidas. Las habilidades requeridas serán distintas a las que necesitaron los adultos de hoy.¨

 

Bibliografía

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: